Narrativa y netword, Andrea Zapp

por Alejandro del Pino

Especializada en teoría cinematográfica y de los nuevos medios, Andrea Zapp trabaja en la creación de plataformas interactivas en las que articula una serie de experimentos narrativos que se sitúan en la intersección entre realidad y ficción, mezclando elementos y escenarios creados por ordenador con objetos y espacios físicos.

A partir de una concepción de las redes tecnológicas como un entorno que pueden habitar y transformar sus usuarios, las propuestas de Zapp traspasan los límites de la pantalla del ordenador y proponen una intervención en espacios públicos "reales". "Frente a la dimensión asincrónica de la experiencia cinematográfica, señaló Andrea Zapp, mis

JPEG

galeria

propuestas pretenden configurar un escenario arquitectónico abierto y dinámico (e intencionadamente teatralizado) que permite que cada visitante realice su propio recorrido, generando así una multiplicidad de historias y narraciones impredecibles".

Andrea Zapp, que se autodenomina artista de la investigación, introduce en su trabajo estructuras dramáticas formales herederas de la narrativa clásica, pero reconstruyéndola desde un enfoque dinámico y abierto que asume la perspectiva fragmentada de la experiencia contemporánea y juega con la multiplicidad de identidades que propician las nuevas tecnologías. De este modo, la creadora-investigadora alemana explora las nuevas relaciones que se establecen entre identidad y cuerpo (y entre lo temporal y lo espacial) en la era de la información digital, tratando siempre de adaptar sus propuestas narrativas a los contextos físicos, políticos, sociales y culturales en los que se desarrollan y/o presentan.

Su proyecto más reciente es The Imaginary Hotel (http://www.azapp.de/hotel/indexallg.html) donde monta una habitación virtual cuyos visitantes (todos aquellos que acceden a la dirección web) pueden transformar, eligiendo tanto el decorado como el mobiliario. "Este proyecto, explicó Andrea Zapp, pretende crear un escenario virtual con el que los usuarios interactúan en la misma medida que lo harían si penetraran en un espacio arquitectónico físico". En una habitación "real" de un hotel de Graz (Austria), Andrea Zapp llevó a cabo una versión específica de The Imaginary Hotel (http://www.azapp.de/graz.html). En una de las paredes de la habitación colocó una pantalla sobre la que se proyectaban distintas imágenes cotidianas de la ciudad austriaca que iban aportando los espectadores (reales y virtuales) de la instalación. De este modo, Andrea Zapp creaba un entorno escenográfico virtual a partir de objetos y escenarios reales, en el que la intervención on-line de los visitantes de la web (procedentes de distintos puntos del planeta y con identidades "flotantes") permitía transformar un espacio físico concreto y, simultáneamente, generar un relato colectivo que rompía la dinámica lineal y el papel pasivo de los espectadores de las narraciones clásicas.

La implicación e imbricación de distintos entornos locales es uno de los elementos claves de Little Sister. A 24hr online surveillance soap (http://www.azapp.de/littlesister/), un sitio en Internet que enlaza con una serie de webcams y circuitos cerrados de tv situados en distintos rincones del mundo (Irlanda, EE.UU, Austria, Alemania, Finlandia...) durante las 24 horas del día. Little Sister, que puede interpretarse como una reapropiación irónica del formato televisivo que se popularizó con el estreno de Big Brother (Gran Hermano), escoge 26 web cams que muestran espacios propios de las teleseries (cocina, salón, peluquería, bar..., incluso una iglesia). Pero más allá de la hipócrita interactividad que ofrecen los programas de tele-realidad, Little Sister permite que cada usuario diseñe su propia narración, combinado entre sí las distintas micro-historias que registra cada web cam.

Little Sister materializa la idea de la aldea global de Mcluhan, intentando hacer una cartografía del mundo a través de una conexión permanente con un conjunto de lugares connotados por su rotunda normalidad. Cada cámara es como un espejo que nos muestra un trozo de mundo sin aura, un rincón ordinario en el que casi ni siquiera se puede apreciar una singularidad geográfica y cultural. A su vez, los usuarios de esta web construyen su propio e intransferible periplo narrativo a partir de la elección de una cámara u otra y de la relaciones que establezcan entre las mismas. "La idea era, recordó Andrea Zapp, que este proyecto evolucionara por sí mismo creando un microcosmos, sin tiempo y sin espacio, sobre el que yo no tuviera control". Little Sister también pretende cuestionar la presunción de verdad que se otorga a lo que aparece registrado por una cámara de vídeo. Hay que tener en cuenta que programas de televigilancia como Big Brother fomentan la falacia de que muestran la realidad sin mediaciones, pero detrás de ellos hay siempre una construcción narrativa, tanto por la selección de imágenes como por el montaje escenográfico o por la misma actitud condicionada de los participantes.

En el marco de la exposición colectiva Connected Cities, Andrea Zapp realizó junto a Paul Sermon A body of water (http://www.hgb-leipzig.de/~sermon/herten/), una instalación interactiva que reflexionaba sobre el pasado reciente y el futuro posible de Rhur, una región alemana que vivió un profundo proceso de cambio industrial y cultural tras el cierre en 1997 de sus antiguas minas de carbón. Igual que The Imaginay Hotel y Little Sister, este proyecto trataba de responder a las características específicas del espacio local en el que se insertaba y proponía un discurso metafórico sobre la volatilidad del cuerpo y de la identidad humana en la era digital. Para ello, construía un complejo entorno virtual que conectaba las dependencias de las minas de Herten con una sala del Wilhelm Lehmbruck Museo de Druisburg. Los visitantes de A body of water podían interactuar con unas pantallas de agua en las que se proyectaban tanto imágenes documentales sobre la vida cotidiana de los antiguos mineros de la zona
como otras capturadas en vivo de las audiencias que en ese momento visitaran ambos espacios expositivos.

"La idea de A body of water, recalcó Andrea Zapp, era poner en marcha un entorno híbrido (a la vez virtual y real) a partir de la presencia e intervención de personas físicas que interactuaban con un escenario ficticio donde se mezclaban imágenes pasadas y actuales".

El entorno tecnológico que crea Andrea Zapp en todos estos proyectos cumple la función de un marco arquitectónico en el que los flujos de información que circulan por su interior (y que se van generando con la participación voluntaria e involuntaria de agentes externos), no sólo tienen efectos virtuales, sino también físicos. Se propicia así una narrativa colectiva, abierta e impredecible que juega con la multiplicidad de identidades que caracteriza el universo digital. Una narración muy alejada del discurso cerrado que se articula en otras propuestas telemáticas supuestamente interactivas (como los cd-roms) en las que, bajo una aparente imprevisibilidad, hay un abanico restringido de posibilidades dramáticas. En las obras de Zapp, la conectividad tecnológica permite la incorporación de infinitas micro-narraciones, ya sea dentro de un espacio originariamente físico (A body of water), on-line (Little Sister) o de una fusión de ambos (la extensión del proyecto The imaginary Hotel en la ciudad austriaca de Graz).

Índice